Tras grandes campañas de desinformación electoral producidas a través de las redes sociales, Twitter ha decidido tomar medidas definitorias, hasta el punto en que habría comenzado a eliminar twits o incluso bloqueando cuentas de usuario que participen en este tipo de campañas.

 Entre esta información falsa, se encuentra aquella que causa confusión sobre las leyes y reglamentos del proceso electoral con acusaciones infundadas o manipuladas, como proclamaciones de victoria cuando esta no ha sido confirmada por un resultado electoral válido.

El objetivo, según Jack Dorsey, el objetivo de esta medida, sería principalmente proteger al usuario de la inhibición de voto, además de ante cualquier cosa que amenace la integridad del voto, incluidas las campañas electorales a través de anuncios políticos.

Como cada jornada electoral Estadounidense, las diferentes redes sociales se estarán preparando para evitar este tipo de campañas electorales basadas en la desinformación y en la evasión de la intención de voto de los ciudadanos.

Estas medidas, ponen en el punto de mira a la actual presidencia, Donald Trump que, en más de una ocasión, ha cuestionado la legitimidad del voto por correo o la asunción del resultado final.