El RTX, el futuro de la iluminación de los videojuegos

Ésta es una tecnología basada en la arquitectura Turing y que soporta Ray Tracing en tiempo real, lo que permite iluminación cada vez más realista, basada en un cálculo exacto y muy eficiente de las luces de la escena.

No obstante, los juegos que utilizan la tecnología RTX no nos han mostrado ese futuro de manera tan clara: Battlefield V y Metro: Exodus son los únicos lanzamientos de peso que usan RTX y sólo para conseguir pocas mejoras visuales.

Usan el Ray Tracing para mejorar el Quake II original

Quake II con la tecnología Ray Tracing

El concepto de Quake II con Ray Tracing nació de la mano de un ex-empleado de Nvidia llamado Christoph Schied, que ideó una prueba la cual puedes jugar en tu PC si tienes una GeForce RTX implementando Path-Tracing, una técnica de trazado de rayos, en el juego de id Software.

A raíz de esto, los ingenieros de Nvidia se interesaron por el proyecto para integrar su propio algoritmo de calculo lumínico: uno con menos ruido, texturas en alta resolución, e iluminación volumétrica e indirecta basada en diferentes horas del día y mapas de ambiente procedurales. Estos avances fueron presentados al público en GTC 2019, la conferencia tecnológica de Nvidia que se realiza anualmente en San José, California.

El CEO de la compañía, Jensen Huang, presentó una demo en vivo donde es posible apreciar la iluminación de ambientes a diversas horas del día y reflexiones reales en agua y cristal, algo que Cristoph ya había implementado en Q2VKPT, pero que todavía estaba inestable y propenso a errores. Todo este esfuerzo fue posible gracias a que id Software liberó el código fuente de Quake II hace algunos años, permitiendo la experimentación sobre un juego que tiene ya sus años.


Hasta aquí la noticia de Usan el Ray Tracing para mejorar el Quake II original

Puedes ver más artículos desde el inicio.

Fuente: Nvidia

Si estás interesad@ en comprar componentes informáticos, te dejamos un enlace para que puedas montar tu PC gamer a precios asequibles, click aquí