Antes de nada tengo que dejar claro que nadie puede decir con total seguridad que el uso de una refrigeración líquida es mejor que optar por la tradicional refrigeración por aire ni viceversa, ya que todo depende del uso, condiciones de trabajo a las que está sometido el ordenador y presupuesto disponible.

La evolución en los sistemas de refrigeración por aire y la compactación que han sufrido los sistemas de refrigeración líquida han reducido mucho la diferencias entre ambos, haciendo que la creencia popular que sostiene que los sistemas de refrigeración líquida son mejores pierda fuerza y, en la práctica, no sea del todo cierta en la mayoría de los casos.

Ventajas e inconvenientes de la refrigeración líquida y por aire

El precio

La diferencia de precio es uno de los factores más importantes a la hora de elegir un sistema de refrigeración por aire frente a uno de refrigeración líquida.

Para tomar una decisión adecuada, debe tenerse en cuenta que como en la mayoría de componentes del PC, la comparación de precios es un factor que debe aplicarse entre componentes de similar rendimiento.

Comparar el precio de un sistema de refrigeración líquida sin mantenimiento con el del disipador que viene de serie o con uno de gama baja carece de sentido ya que los modelos de refrigeración líquida más discretos ya ofrecen un rendimiento muy superior, de ahí el incremento de precio.

Lo bueno se paga, así que la refrigeración líquida es más cara que un disipador de aire, incluso la refrigeración líquida más básica puede llegar a salir más cara que un disipador de aire de gama alta, pero así son las cosas.

El espacio de tu PC

Si tienes pensado un sistema de refrigeración líquida ten muy en cuenta que deberás de comprar una caja mayor para tu PC.

En este tipo de configuraciones no solo deberás instalar los componentes habituales en un PC, también debes contar con espacio suficiente para los tubos y conductos por los que fluye el líquido refrigerante, un depósito para ese líquido, una bomba de presión y espacio suficiente para instalar los radiadores en las salidas de aire de la caja. Eso como mínimo, ya que algunos utilizan doble circuito con lo que se duplican los componentes.

Por otro lado un disipador de aire ocupa menos espacio y no tendrás que adquirir una caja tan voluminosa, aunque ya depende nuevamente de tu presupuesto.

Conclusión

Una refrigeración líquida será mejor que una de aire sí, en eso estamos de acuerdo, pero ten en cuenta que tendrá un mayor mantenimiento para que no se agote el líquido.

Además de una sensación de peligro constante por si se derrama el líquido sobre nuestros componentes electrónicos, lo que significaría la muerte de los mismos.

Sin embargo un disipador de aire no tiene ninguno de esos problemas, además de su bajo precio, aunque los resultados no serán tan buenos como de la refrigeración líquida, y si te has gastado 400€ en un procesador, deberías gastar 80-100€ en protegerlo adecuadamente.


Hasta aquí la noticia de «¿Refrigeración líquida o por aire? así funciona cada una de ellas».

Puedes ver más artículos desde el inicio.

Además si estás interesado en comprar componentes informáticos, os dejamos un enlace para que podáis montar vuestro PC gamer a precios asequibles, haz click aquí